miércoles, 18 de mayo de 2011

ESTIMULANDO UNA IDENTIDAD SEXUAL SANA

Aquí resulta muy importante tener en cuenta que la imagen que el niño interioriza de sí mismo como hombre o mujer, es decir, la identidad sexual, así como la concepción del sexo opuesto, se forman básicamente con lo que el niño observa, aprende y percibe de sus padres, ya que la primera relación que ve fuera de sí mismo es la de sus padres.
Los intereses de los varones y las niñas empiezan a diferenciarse siguiendo el modelo del padre del mismo sexo. Esto no quiere decir que vayan a ser una réplica de cada uno de ellos, pues los niños reciben influencia de muchas otras experiencias de la realidad. Comienzan a decir frases como "YO QUIERO SER COMO TU", " YO SOY TAN FUERTE COMO MI PAPÁ", entre otras.
Los niños  a esta edad piensan que todas las mujeres son como su mamá y los hombres como su papá. Por esta razón, el ejemplo de los padres se constituye en algo muy importante para determinar el respeto que un niño siente por el sexo opuesto y su conciencia de las diferencias y las semejanzas que existen entre uno y otro.
En la medida que el niño tenga una figura del mismo sexo que le sirva de modelo, la identificación de su propio sexo ocurrirá sin dificultad. Si los padres pelean frecuentemente en presencia de los niños o si se alían con el niño para denigrar del otro, el desarrollo no será el mejor.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada